12 de agosto de 2010

las paredes de tu casa son de agua.

las paredes de tu casa son de agua.
las puertas y ventanas, el domo,
la chimenea.

habitas en un cascarón de agua

sólo que dentro nada se moja,
todo se empolva y envejece,
los muebles, las sábanas, tus padres,
todo se está agrietando de tan seco.

ya deberías saber - a estas alturas-
que al cruzar la puerta saldrás limpia,
con la mirada lavada,
el corazón listo para la siembra
y una sonrisa en camino.

6 comentarios:

pacharrin dijo...

Ufff he sido fan del misterioso comehigos desde siempre, y me agrada ver que cada nuevo texto supera a los anteriores (=

Anhelé dijo...

Ella sabe que dejando atrás todo codo a codo serán much más que dos.

Monica Morales dijo...

Me encantaron las imágenes!!!

me provocan reflexiones en torno a la humedad, la lluvia, la sed:

*Que la humedad puede ser un arma de doble filo...

*Que el mito aquel del diluvio como castigo divino le ha colgado connotaciones terribles a la lluvia...

*Que es preciso ser como niños, para salir descalzos a brincar entre los charcos...

*Que -a estas alturas- el miedo lleva siempre el riesgo de la deshidratación.

*Que en la humedad estará, siempre, la vida.

*Que, a veces, todo es cuestión de sed.

****

Harif Arriola dijo...

Que pervertiras, tu desértico interior con el riesgo..

♥Betzy♥Celis♥ dijo...

Habito dentro de un cascarón de agua, por dentro deteriorado, igual que la relación con mi madre, pero cuando salga tendré el corazón listo para la siembra... ME ENCANTA!!!

Dara Sabina dijo...

Qué hermoso texto. Hoy me has recordado el agua que corre y me espera allá afuera.