26 de octubre de 2010

nací un día que no recuerdo

nací un día que no recuerdo,
que marcaron mis padres como mío,
y esperé año con año a que llegara
hasta que entendí no era una meta,
sino un punto de partida

bebí con las sirenas,
y se me llenó de sal la mirada y el gusto,
de noche me cobijaron los grillos,
y conocí una canción que aún no canto,
me perdí mientras jugaba a ser niño
y aprendí sin querer, sin saber de permisos

se fueron sumando horizontes,
detrás de mí se amontonó el camino,
la oscuridad me rodeaba como un líquido espeso,
esperaba que la bebiera, que la llevara conmigo

estudié rodeado de absurdos,
tontos disfrazados de niños,
tontos que quisieron enseñar que sabían,
y escuché las risas por preguntar,
y miré los dedos que señalaron
mientras yo tan sólo intentaba volver

aprendí a tejer lazos,
a hacer nudos que aún no desato
y puse lo mejor de mí a una labor
que no concluyo

volví a mirar mi pasado,
sin detenerme, sin inmutarme,
y por sobre el hombro comprobé, aliviado,
que seguía a suficiente distancia, sin cambios

así que llené de caminos las horas,
encontré mujer donde multiplicarme,
aprendí al unísono a elegir mal,
y a amar por siempre

mi interior se volvió cada día más pesado,
mis laberintos cada vez más complejos,
no hubo ya ninguna ruta directa,
y yo sin saber leer los labios del mar,
ni el recado en la arena

perdí la prisa, me dejó muy atrás hace tiempo,
aferrado a mi sombra -cosida a lo peter pan-
colecciono palabras, curvas de carretera,
besos que dan un norte, adioses que aclaran siempre,
y lleno libretas al borde,
dando a luz hojas en las que anochece

pregunto y pregunto
y no hay quien responda;
díganme:a casa, ¿cómo es que se vuelve?

10 comentarios:

lupita dijo...

excelente :D

Xkethus dijo...

Que sencilles y sinceridad , gracias por ese don tan grande que tienes para transformar palabras en sueños n.n

♥Betzy♥Celis♥ dijo...

A casa se vuelve con un recuerdo, con leve suspiro, con una flor en la mano, con la mirada dulce que poseías cuando tenías cinco años, con un beso para mamá.
A casa se vuelve cansado, con ganas de escribir, con ganas de llorar.
A casa se vuelve, siempre se vuelve, aunque no sea de la forma que quisieras, pero se vuelve.

Mandingo dijo...

Hace mucho que dejé de leerte, Edel, por distracciónes que nunca debieron haber ocurrido. Un pequeño tweet me motivó a leer todo este texto, y heme aquí...sacando tus libros de nuevo.

=)

Dafne dijo...

La pregunta que siempre me hago ¿como se vuelve a casa? =/

Si conocéis la respuesta entre tanto trotamundos avisadme por favor!

Monica Morales dijo...

Más allá de las imágenes tan bien logradas y las metáforas que evocan emociones y ambientes, me parece que lo importante de este poema es la narración autobiográfica.

Al leerlo y releerlo encuentro a un poeta capaz de mirar en su interior, más allá de fotografías y recuerdos pixeleados, con la honestidad que trae la madurez.

Porque lo difícil no es desnudarse ante los demás, sino mirarse al espejos desnudos y decir, así, sin falsas pretenciones: esto soy.

La búsqueda es un elemento constante en tus textos, basta con asomarse a cualquiera de tus libros para toparse con esta idea. Espero que sigas así, porque aquellos que se pretenden completos, acabados, en verdad lo estarán... En cambio, los que -como los amorosos- siempre buscan, siguen creciendo, desarrollándose, mutando y reinventándose todo el tiempo... y en el inter, pariendo las mejores letras.

Abrazo.

jonathan dijo...

de maravilla casi me describiste hermano gracias por eso que escribes...

gracias

Fabiola Jaén dijo...

simplemente me encanto.

sb dijo...

me perdí mientras jugaba a ser niño...

Seguí asi, perdido, hasta jugar a ser adulto y ahora no puedo ni encontrarme...

Lucia dijo...

Serrat escribió:

No es que no vuelva porque me he olvidado:
es que perdí el camino de regreso...

Y que cierto es, admiro mucho tus escritos, admiro mucho tu talento.
Luxia Triste